Espectacular. Esa es la palabra que pudiera sustituir a una ciudad que ya recibe a 55 millones de turistas cautivados por su magia.

Incluso durante el invierno, la vida en la ciudad sigue siendo intensa en sus teatros, bares, museos, discotecas y exposiciones de arte. Porque Chicago lleva el arte y la música en sus venas. Es la tierra del Chicago blues, del Jazz, del Chicago soul y de la música gospel.

Pero si viene por poco tiempo, he aquí algunas sugerencias. Aborde el crucero “First Lady” y navegue por la rica historia arquitectónica de la ciudad que dio a luz el primer rascacielos tras sufrir el voraz incendio en 1871.

No deje de visitar los iconos citadinos: Navy Pier, con su parque de diversiones, la algarabía de los niños y una vista privilegiada hacia la majestuosa urbe; los museos de Ciencia e Industria, con sus exhibiciones interactivas; el Instituto de Arte de Chicago, el Field Museum, el de Arte Contemporáneo o el Museo Planetario, por solo mencionarles algunos de muchos. Disfrute de una ciudad que tiene un don muy especial de cautivar -para siempre- a sus visitantes.

La magia de Millennium Park

Todo es mágico. El elegante pabellón de concierto Jay Pritzker, su sorprendente Cloud Gate, caminar por el Jardín del Lurie o refrescarse bajo los gigantescos rostros reflejados en Crown Fountain, una obra maestra del arquitecto español Jaume Plensa.

Millennium Park o el Parque Milenio es un delirio en cada verano: festivales de blues, gospel y jazz; clases masivas de bailes, su apetitoso “Taste” gastronómico” y mucho más.

Pudiera ser imperdonable visitar Chicago y no llevarse en su corazón, o al menos en una imagen de recuerdo de su imagen reflejada en frijol maravilloso que lleva por nombre Cloud Gate o mojarse en la fuente de Crown con sus impresionantes caras.

Nació hace solo 14 años, y Millennium Park se convirtió pronto en una marca registrada de Chicago y un sitio de visita obligada para turistas y residentes. Lea el artículo completo en El ViajeroLatino.com

El paladar del Taste of Chicago

Taste of Chicago, uno de los festivales culinarios más grande del mundo, lo espera del 11 al 15 de julio para cinco días de comida, música y diversión.

Realizado en Grant Park, “The Taste” es un festival al aire libre que muestra la diversidad restaurantera y demográfica de la Ciudad de los Vientos. El evento ha llegado a atraer cerca de 4 millones de personas que vienen a disfrutar de platillos muy populares, como las pizzas y hot dogs al estilo Chicago. Las delicias culinarias son acompañadas con música en múltiples escenarios. En el pasado se han presentado músicos de la talla de Carlos Santana y Kenny Rogers.

El blues y jazz tocado con orgullo

Puede decirse que Chicago sin blues y jazz no sería Chicago. Y si usted se pierde lo que trae cada año los respectivos festivales, se estará perdiendo uno de los rostros culturales más atractivos de la ciudad.

Para quien no sepa aún por qué a Chicago se le llama la “Capital Mundial del Blues” basta con visitar Grant Park, del 8 al 10 de junio para comprenderlo a cabalidad.

Se trata también del festival de blues más grande del mundo que durante tres días atrae a más de medio millón de fanáticos. El Festival es más que música, es el orgullo de una ciudad que vive la pasión de su herencia musical inspirada por astros del género como Muddy Waters, Koko Taylor y Slim Harpo.

A su vez, el 36 Festival de Jazz de Chicago tendrá lugar del 30 de agosto al 2 de septiembre el favorito fin de semana de Labor Day (Día del Trabajo). Y augura ser, como de costumbre, un espectáculo sin desperdicios