Infinity Falls, la nueva atracción de SeaWorld con una caída de 40 pies, podría estar lista pronto, pero aún no hay una fecha fija para su inauguración. Según el Director de Desarrollo de Parques Temáticos, Jeff Hornick, se está trabajando todo el día para abrirla lo más rápido posible.

A fines de junio, periodistas y blogueros fueron invitados a lo que parecía un sitio de construcción con montículos de tierra y maquinaria pesada en exhibición. Ahora, cerca de 90 000 galones de agua llenan los abrevaderos y cuatro enormes bombas empujan el agua lo suficientemente rápido como para llenar la piscina de una casa en aproximadamente siete segundos.

Inmediatamente tras el muelle de carga, el agua se mueve con calma hasta después del primer giro, un estrecho pasaje en el que las balsas de la atracción serán atrapadas por la corriente durante unos segundos. Este paseo en canal está destinado a alternar malabarismos con momentos tranquilos hasta llegar al momento más emocionante, que consiste en una caída de 40 pies.

De momento, maniquíes repletos de arena son quienes prueban Infinity Falls. Cada escenario del viaje afecta la forma en que se mueven las balsas, por tanto, son necesarias más carreras de prueba. Esto ha conllevado a un atraso en el lanzamiento de la atracción, hecho criticado por el CEO interino de la compañía, John Reilly, durante un reciente encuentro con analistas.

Infinity Falls será el último paseo a inaugurarse este año por parte de SeaWorld Entertainment, que cuenta con 12 parques temáticos en todo el país. Ray Rush, el nuevo tobogán de Aquatica (parque acuático de SeaWorld), debutó en mayo pasado.