Por quinta ocasión, la compañía aérea más segura del mundo es la australiana Qantas, de acuerdo con AirlineRatings.com, sitio virtual que cada año elabora un listado con las aerolíneas que ofrecen mayor seguridad al viajero.
 
La lista de este año de 20 aerolíneas ordenó a las 19 restantes del informe de manera alfabética, sin considerar el mayor o menor nivel de seguridad, debido a que mantuvieron el nivel en su valoración anual. Las aerolíneas con la calificación más baja en 2019 son: Ariana Afghan Airlines, Bluewing Airlines, Kam Air y Trigana Air Service.
 
AirlineRatings también identificó las 10 mejores aerolíneas de bajo costo con los mejores registros de seguridad: Frontier, HK Express, Jetblue, Jetstar, Thomas Cook, Volaris, Vueling, Westjet y Wizz. Mientras que Vueling regresó a la lista de las low cost más seguras del mundo, la aerolínea mexicana Volaris y la húngara Wizz son nuevas incorporaciones, y Aer Lingus perdió su lugar en 2017.
 
Aunque AirlineRatings tiene su base en Australia, no se cuestiona su “predilección” por Qantas, que se mantiene en primera posición desde 2014. La lista es una recomendación para que los pasajeros puedan seleccionar las mejores compañías aéreas en términos de seguridad aérea.
 
Las 20 aerolíneas principales son: Air New Zealand, Alaska Airlines, All Nippon Airways, American Airlines, Austrian Airlines, British Airways, Cathay Pacific Airways, Emirates, EVA Air, Finnair, Hawaiian Airlines, KLM, Lufthansa, Qantas, Qatar Airways, SAS, Singapore Airlines, Swiss, y United Airlines y el grupo de aerolíneas Virgin (Atlantic y Australia).
 
Quedaron excluidas este año Japan Airlines, debido a que uno de sus pilotos dio positivo en un control de alcoholemia en el aeropuerto de Heathrow; y Etihad por sus pérdidas económicas significativas.
 
AirlineRatings analizó los datos de 405 aerolíneas de todo el mundo para componer su lista de las 20 principales aerolíneas más seguras. Utilizó 12 criterios separados, incluidas auditorías de gobiernos, documentos oficiales de Aviación Civil y asociaciones de reconocido prestigio, así como registros de accidentes e incidentes graves para cada transportista, más la antigüedad de la flota y la rentabilidad.