La empresa Boeing estima que su avión 737 MAX estará listo para regresar al aire a finales de este año, lo que permitirá  que en 2020 la producción de estas aeronaves suba de 42 a 57 al mes.

La prioridad ahora es regresar al servicio a los 737MAX,  el avión más vendido de Boeing que se mantiene en tierra desde marzo pasado implicado en dos accidentes, en Indonesia y Etiopía, que dejaron un saldo de 346 víctimas. Para ello se trabaja en una reforma del software de la nave, que tiene que pasar los controles reguladores correspondientes.

“Estamos trabajando en una actualización del software, terminándola, y con los planes de certificación que esperamos enviar en septiembre para una vuelta al servicio de los MAX a principios del cuarto trimestre”, declaró el presidente y consejero delegado de Boeing, Dennis Muilenburg.

Hasta ahora, la empresa ha realizado 500 vuelos de prueba con el nuevo software del 737MAX, en dos de ellos viajó el propio Muilenburg, según dijo. Elescenario de Boeing es mantener la producción de estas aeronaves en 42 mensuales, cuando hasta abril eran 52 al mes, para arrancar 2020 fabricando 57 de estos modelos.

Boeing sigue con más de 4, 400 pedidos pendientes de este modelo y existen numerosas naves sin permiso para volar en aerolíneas de todo el mundo, con las que trabaja para garantizar el buen estado de las mismas y su mantenimiento, en espera del permiso para regresar al servicio.

Esta situación mantiene a la empresa en crisis, de tal magnitud que los resultados de su último trimestre, el primero en pleno escándalo, fueron los peores de su historia, con pérdidas de $ 2, 942 millones de dólares por los costos de la paralización de su flota.

Muilenburg reconoció qué hay algunos riesgos en el calendario que maneja la empresa, debido a la necesidad de que la Administración Federal de Aviación y otros reguladores en el mundo aprueben la modificación del sistema de control de vuelo y permitan a los 737 MAX volver a los cielos.

El máximo ejecutivo dijo que en función de las decisiones de los reguladores se podrían tomar otras medidas como la de rebajar de nuevo la fabricación o incluso paralizarla por completo. No obstante confió en que con la actualización del software el 737 MAX “será uno de los aviones más seguros que jamás haya volado”.

La compañía Boeing lleva cinco meses en una profunda crisis de reputación después de los dos accidentes que provocaron la paralización total de los viajes de esta aeronave, y que fueron ocasionados por problemas relacionados con el software de control de vuelo que se activó por una información “errónea”del sensor.