Comprar una isla parece una acción solo al alcance de celebridades o millonarios. Sin embargo, alrededor del planeta existen varias islas privadas que están esperando un comprador a un precio bastante razonable, aunque algunas justifican el descuento en el precio por sus características. Estas son algunas de ellas:

Little Rocky en Nueva Escocia, al este de Canadá, cuesta $74, 500 dólares, con 3.2 hectáreas de superficie, ofrece playas de arena blanca y una densa vegetación con bosques de pino, pero sin ninguna construcción. Isla Tillamook, en la costa de Oregón, Estados Unidos, es en realidad una roca con un faro que cuesta $50, 000 dólares y ha sido vendido varías veces en el pasado debido a sus leyendas y tragedias.

Isla Piaçabuçu, ubicada en el río San Francisco, en el noreste de Brasil, son seis pequeñas islas con una superficie de 13 hectáreas a un costo de $ 79, 500 dólares para usarla solo durante 99 años. La isla artificial Fort Carroll fue construida en 1848 por el Departamento de Guerra de Estados Unidos en el río Patapsco para proteger la ciudad de Baltimore. Se vende por $ 31, 500 dólares con la condición de restaurar la antigua fortaleza.

Isla Sweet en Columbia Británica, Canadá, de 12, 000 metros cuadrados, está a a venta por $ 82, 900 dólares y el precio incluye una pequeña casa sobre el terreno. Islas Sheep Lake, también en la Columbia Británica, con un costo de $ 50, 989 dólares, que tiene como principal problema que se trata de un lugar con muchos visitantes y pescadores.

Lake Caye, al sureste de Belice, de 8, 000 metros cuadrados, vale $ 175, 000 dólares y está rodeada por rocas de coral y peces exóticos; Isla de Chandler, en Maine, Estados Unidos, tiene  4, 000 metros cuadrados y cuesta $ 39, 999 dólares, aunque su problema es que durante la marea alta se inunda más de la mitad de su territorio.

Isla McGibbon, en la provincia de Nuevo Brunswick, Canadá, tiene un costo de $ 29, 900 dólares, un buen lugar para acampar y practicar deportes acuáticos, pero el inconveniente de que durante la primavera queda totalmente bajo el agua.

En tanto, la  Isla Maatsuyker, en Tasmania, Australia, no está a la venta pero puede convertirse en tu lugar de residencia, ya que el servicio de Parques y Vida Natural ofrece a una pareja la posibilidad de vivir en este lugar durante seis meses gratis a cambio de participar en el programa de cuidadores de la isla