Los trabajadores estadounidenses ganan más días de descanso, un aumento del 9% en promedio,  pero no los aprovechan, particularmente porque “la cantidad de días ganados aumenta a mayor ritmo que los días de vacaciones que pueden disfrutar”,  de acuerdo con un estudio realizado por U.S. Travel Association, Oxford Economics e Ipsos.

El análisis afirma que los casi 150 millones de estadounidenses que conforman la población activa dejaron de disfrutar un aproximado de 768 millones de días de vacaciones el año pasado, lo que U.S. Travel estima en aproximadamente un aumento de ocho días por persona respecto al año anterior.

Fuera de esos días no percibidos, el 55% “renunció por completo” a 236 millones de días más, Es decir, aun cuando los trabajadores estadounidenses están ganando más días libres,  23.9 días en 2018 en comparación a los 23.2 del año anterior, no están aprovechando ese aumento de días personales disponibles a los que tienen derecho.

La investigación, basada en una encuesta a 1, 025 trabajadores estadounidenses mayores de 18 años que trabajan más de 35 horas a la semana, y datos de de las oficinas de estadísticas laborales y de análisis económico, determinó que los días no percibidos tienen un amplio costo económico.

No utilizar los días extras de descanso significa pérdidas monetarias de $ 65, 500 millones de dólares. Según las estimaciones de los investigadores, si los estadounidenses disfrutaran un poco más de la mitad de sus 768 millones de días no percibidos para viajar, eso podría sumar 151, 500 millones de dólares en gastos de viaje adicionales y dos millones de trabajos en Estados Unidos.

 

Estados Unidos es la única economía desarrollada que no garantiza vacaciones remuneradas a sus trabajadores, los países de Europa tienen que dar al menos cuatro semanas, o 20 días laborales, de vacaciones remuneradas a todos los trabajadores empleados en países miembros de la Unión Europea.

El informe también revela que a los millenials les resultó difícil tomarse un tiempo para viajar debido a cuestiones financieras, como razón principal, y en segundo lugar a su dificultad para desconectarse del trabajo.  El 73% de los nacidos entre 1981 y 1996 señalaron los costos como su principal barrera para viajar, en comparación al 68% de la Generación X, y al 63% de los Baby Boomers.

 

El estudio también indica que los estadounidenses que trabajan en los sectores de la tecnología, de los medios de comunicación y las tecnologías de la información preferían tomarse días de vacaciones en lugar de días personales, debido a que estos generalmente se pueden usar para otras cosas, como enfermedad, servicios de jurado, etc., además de la posibilidad de usarlos como días de vacaciones.

En tanto, los trabajadores del sector de finanzas y aseguradoras se toman días de vacaciones reales para viajar, un promedio de 15.6 días, y fue el grupo que tomó más días de vacaciones para viajar el año pasado, según el estudio.