Si quieres viajar y no tienes una pareja o amigos apreciados disponibles con quienes disfrutar de ese tiempo, piensa en tu hermano (a) más pequeño (a) como compañía de viaje. No te arrepentirás, porque siempre son los más divertidos en la familia, al menos eso dice la ciencia.

Una encuesta del sitio YouGov concluyó que los hermanos más pequeños son los miembros con mejor actitud y buen humor en cualquier familia, y en consecuencia la mejor compañía en un viaje.

La encuesta solicito a un grupo numeroso de hermanos que evaluaran sus propios rasgos de personalidad y la mayoría de los que ocupaban el sitio de los menores se consideraron realmente divertidos, aunque los mayores pretendieron estar en desacuerdo.

La muestra, de 1, 783 adultos británicos que calificaron diferentes aspectos de su personalidad según el orden de nacimiento, reveló que los hermanos más pequeños son más propensos a pensar que son más divertidos que sus hermanos y hermanas mayores, y en consecuencia hacen todo lo posible por mostrarlo.

El 46% de los encuestados dijo estar seguro de ser los más divertidos de la familia, en comparación con el 36% de los hermanos mayores. Además se les pidió a todos que consideraran quién era el más relajado, y el más pequeño también ganó ese calificativo, pero solo en un 3%.

Todos coincidieron en que los hermanos mayores eran más responsables, exitosos, organizados y seguros de sí mismos. El análisis posterior determinó que estas cualidades no se otorgan en automático por el orden de nacimiento, sino porque hay fuerzas familiares en el trabajo que hacen que los mayores sean más responsables que sus hermanos menores.

“La atención de los padres pronto se traslada a los recién llegados, y los primeros nacidos pueden tener que aprender a valerse por ellos mismos”, escribieron los investigadores. “Como evidencia, los hermanos mayores tienen más probabilidades de sentirse más organizados y capaces de priorizar sus propias vidas”.

Con frecuencia, los niños mayores se encargan de los más pequeños, cuidan a los pequeños y adquieren un sentido de responsabilidad temprano en la vida. El 54 por ciento de los primeros nacidos creen que son más responsables que sus hermanos, en comparación con el 31% de los últimos.

Los hermanos menores, por otro lado, se consideran más tranquilos y relajados que sus hermanos mayores, y están conscientes de que sus padres los favorecen más.  La encuesta concluye que ese trato en la familia tiene que ver con que sean los menores los más divertidos, y en consecuencia una mejor compañía para los mayores, que los ayuda a dejar su solemnidad y divertirse en confianza. NN