La compañía Boeing tuvo su primera pérdida anual en más de 20 años, por $ 636 millones en 2019, mientras continúa lidiando con las consecuencias de la crisis de su avión 737 Max, de acuerdo con información que hizo pública la propia empresa.

El gigante de la aviación no había tenido una pérdida de un año completo desde 1997. Desde marzo del año pasado la compañía empezó a sufrir las consecuencias de los dos accidentes que involucraron al 737 Max donde murieron 346 personas, generando para la empresa problemas de reputación y financieros.

La pérdida anual de Boeing en 2019 parece particularmente marcada en comparación con la ganancia de $ 10.46 mil millones que reportó en 2018, y refleja principalmente “los impactos de la conexión a tierra del 737 Max”, de acuerdo con datos de la compañía y reportes de prensa.

El informe de pérdidas precisa: una caída por acción a $ 1.12 el año pasado, en comparación con las ganancias por acción de $ 17.85 en 2018; flujo de caja operativo negativo de $ 2,44 mil millones, por debajo de un flujo de caja positivo de $ 15,3 mil millones en 2018; y un margen operativo negativo de 2.6%, por debajo del 11.9% de 2018.

Boeing también duplicó el costo esperado de la inhabilitación  del  737 Max, agregando $ 9,2 mil millones adicionales en pérdidas. Ahora espera que la crisis del 737 Max, que permanece en tierra en todo el mundo desde marzo de 2019, cuando ocurrió el segundo accidente, tenga un costo superior a los $ 18 mil millones.

El retraso para regresar al aire del 737 Max ha provocado presiones de aerolíneas y despidos en algunos proveedores de Boeing. A principios de enero, Spirit AeroSystems, con sede en Kansas, que construye fuselajes, dijo que despedirá a 2,800 trabajadores, mientras que fabricantes más pequeños, como Skills Inc., con sede en Washington, fueron golpeados por la decisión de la empresa de detener la producción del Max.

Boeing también anunció planes para reducir la tasa de producción de su exitoso jet 787 Dreamliner de fuselaje ancho a principios de 2021, a 10 jets por mes desde la tasa actual de 14, aunque con anticipación informó de la reducción a 12 aviones por mes para finales de 2020. La reducción de la cartera de pedidos combinada con la desaceleración de la demanda del 787 es otro punto problemático que enfrenta este año Boeing.