Los viajes internacionales, en especial los de larga distancia, fueron severamente afectados por la pandemia de COVID-19 y no regresarán a la normalidad hasta el 2023, asegura la Asociación del Transporte Aéreo Internacional (IATA).

La organización, con sede en Ginebra, Suiza, publicó dos escenarios posibles de la recuperación de los viajes a nivel mundial, aunque en ambos casos pronostica que pasarán años, no meses. En el primer “escenario de referencia”, si los mercados domésticos comienzan su apertura a partir de julio, no habrían  altos niveles de viaje internacionales hasta 2023, y con niveles de ocupación del 24%, más bajos que en 2019.

Aún cuando se restablezcan los viajes a nivel mundial en el 2021, los efectos de la pandemia permanecerán en los próximos años, dijo IATA. “El impacto de la crisis en viajes de larga distancia será mucho más severa y de larga duración que la esperada en viajes domésticos,” expresó Alexandre de Juniac, Director General y CEO de IATA, en un comunicado.

El otro es un “pésimo escenario”, contempla una segunda propagación del COVID-19 y prevé el retraso en la recuperación de los mercados de viajes. Más que un asunto financiero, el restablecimiento de los mercados se trata de recuperar la confianza del viajero. De acuerdo con una encuesta realizada en abril por IATA, el 58% de las personas pretende regresar a viajar solo de forma doméstica.

“Mayores estímulos del gobierno, combinados con inyecciones de liquidez por parte de los bancos centrales impulsará la recuperación económica una vez que la pandemia esté bajo control. Pero recuperar la confianza del viajero tomará más tiempo. Incluso después, los turistas y viajeros de negocios deberán administrar cuidadosamente sus gastos de viaje y decidirán permanecer más cerca de casa”. expresó de Juniac.

Si los países que cerraron sus fronteras a los viajeros, forzando a las aerolíneas a no despegar sus flotas de aviones, mantienen vigentes sus prohibiciones, podrían retrasar la recuperación de los viajes aéreos, estima IATA. “Un viaje seguro enfrenta dos desafíos: asegurar la confianza de los pasajeros para viajar sin molestias, y dar seguridad al gobierno de que existe protección contra la importación del virus”, dijo el CEO. NN