La empresa Carnival Cruise Line extendió la cancelación de futuros viajes, retrasó la inauguración de sus naves nuevas y renovadas, eliminó 13 barcos de su flota, y estima alcanzar la recuperación hasta el 2022, al igual que todo el sector naviero de cruceros.

Aún cuando los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades han recomendado a los estadounidense que eviten navegar, la demanda de cruceros se ha recuperado lentamente, y de acuerdo con Carnival las reservas realizadas en las primeras tres semanas de junio representan casi el 60 por ciento para el  2021.

Además, los viajeros están prefiriendo cruceros más cortos en lugar de los más largos, especialmente aquellos que duran más de 21 días.  La compañía está planeando un reinicio por etapas en los próximos meses, “casi país por país y destino por destino”, dijo a los medios el CEO de Carnival, Arnold Donald.

Estimó que los cruceros reinicien su actividad con menos del 50% de ocupación, y recuperen su capacidad de pasajeros dentro de dos años. En tanto, la empresa planea acelerar la eliminación de 13 barcos de su flota durante el año fiscal 2020, los cuales esperaba vender en varios años, creando una reducción de capacidad de casi el 9 por ciento.

Carnival retrasó la navegación inaugural de su nuevo barco, el Mardi Gras, hasta 2021 después que originalmente estaba programado para zarpar en noviembre. En general, la línea de cruceros ha extendido su suspensión para el reinicio de viajes un mes hasta el 30 de septiembre.

Inicialmente suspendió su servicio por 30 días el 13 de marzo, y posteriormente hizo otros retrasos hasta agosto. Donald dijo que la compañía estaba trabajando duro para reanudar las operaciones, mientras atendía los intereses de la salud pública preparando medidas a través de consultas con expertos médicos y científicos de todo el mundo. NN