A partir de este lunes, todos los empleados de hoteles en Puerto Rico deben estar vacunados contra el Covid-19, de acuerdo con una orden ejecutiva del gobernador Pedro Pierluisi.

La misma medida aplicará también a partir del 23 de agosto a los empleados de restaurantes, ante el repunte de los casos de coronavirus en la isla.

Los huéspedes de hoteles y de los sitios de alquiles a corto palazo como Airbnbs también tendrá que demostrar que están vacunados.

Según la orden ejecutiva del gobernador puertorriqueño, los clientes de los restaurantes deberán mostrar carné de vacunación o una prueba negativa y los negocios que incumplan con el mandato, tendrán que reducir a la mitad su capacidad.

Asimismo, la medida aplica para ingresar a espacios cerrados, como teatros y centros de convenciones.

Pierluisi advirtió la semana pasada que implementaría “restricciones adicionales”, si fuera necesario. “Sigamos trabajando para terminar con el COVID-19. ¡La solución es la vacunación!”, dijo el gobernador el lunes en su cuenta de Twitter.

Los infractores podrían enfrentará una multa de hasta 5,000 o seis meses de cárcel.

 

Este artículo fue publicado anteriormente en Negociosnow.com